¿Qué es el humo quirúrgico?

doctores 2

 

 

El humo quirúrgico representa toda aquella partícula, en estado de suspensión, generada durante la destrucción térmica de tejidos orgánicos durante una intervención quirúrgica. Es mayormente generado durante una intervención de tipo electro-quirúrgico que toma en cuenta el uso de instrumentos médicos tales como el láser o el bisturí eléctrico.

Ya se conocen muchos compuestos de diferentes tamaños en el humo quirúrgico. Y se han podido detectar sustancias químicas nocivas, células viables a través del aire, partículas dañinas que terminan en el sistema respiratorio de todos los reunidos en la sala.

Algunas de las sustancias identificadas en el humo quirúrgico son las siguientes:Dióxido de carbono, tolueno, butaideno, etilbenceno, xileno, benceno, propileno y ácido hexadecanoico.

doctor humo quirurgico

Las primeras consecuencias de tales productos químicos presentes en el humo quirúrgico son irritación en ojos, nariz y garganta. Pero entre estas sustancias también vemos el benceno y el butaideno. Ambos son carcinógenos conocidos que también pueden ser cardiotóxicos y nefrotóxicos.

Un estudio encontró que su concentración e inhalación como consecuencia de la destrucción de solo 1 gramo de tejido era equiparable a fumar de 3 a 6 cigarrillos, convirtiendo a todos en la sala en fumadores pasivos. (https://vdocuments.site/el-humo-quirurgico-riesgos-y-medidas-preventivas.html)

¿Qué les podemos ofrecer desde Sumedex? 

Equipos para aspiración y filtración de los gases quirúrgicos: el evacuador de humo que tiene como objetivo minimizar la exposición del personal médico durante la cirugía.cs900lc

En intervenciones laparoscópicas y de cirugía abierta, debido a que la cantidad de gas quirúrgico es mucho más variable y con incidencias complejas al de otro tipo de intervenciones,  se recomienda que, para evitar la brusca expulsión de los gases quirúrgicos que se van introduciendo en la cavidad abdominal del paciente y que se mezcla con el humo del instrumental eléctrico, se emplee la aspiración de humos, conectando la misma a  los trocares que se emplean en la intervención y así poder evitar que los virus y sustancias tóxicas sean inhaladas por el personal sanitario.